Cargando...
Ayuda
Crear Newsletter
ADN
Síntesis
Descargar artículo Enviar artículo Buscar en artículo Imprimir artículo

19/05/2017

Prescripción del mobbing

Sin novedad asociada.

Tras recibir, el 19-2-2015, 11 escritos de 11 trabajadores denunciando una serie de hechos que podían ser constitutivos de acoso laboral por parte de su Responsable, la empresa activa el protocolo de actuación ante la discriminación y acoso en el trabajo con la apertura de expediente informativo y la constitución de una comisión de investigación. Entre los hechos denunciados destacan insultos (maricón de mierda, idiota, puta inútil); aislamiento en una zona de castigo; humillaciones hasta conseguir la baja voluntaria; control del tiempo para ir al baño; manipulación de horarios para impedir disfrutar los permisos o licencias retribuidos, etc. La comisión de investigación emite un informe confirmando la existencia de mobbing, lo que constituye una falta muy grave conforme a lo dispuesto en el convenio colectivo. Por ello, el 28-4-15, se procede al despido disciplinario de la trabajadora. El Juzgado de lo Social desestima la demanda de despido en sentencia que la trabajadora impugna en suplicación rechazando todas las acusaciones y alegando prescripción de los hechos.

El TSJ Madrid atiende las alegaciones de la demandante confirmando la prescripción de los hechos. La empresa tuvo conocimiento de los hechos imputados el 19-2-2015 con motivo de los escritos presentados por los trabajadores, pero los hechos denunciados ocurrieron en los años 2012 y 2013 y alguno en 2014. En cualquier caso, ningún hecho pudo tener lugar con posterioridad al 24-10-2014 en que la trabajadora inició baja por IT previa al inicio del permiso de maternidad el 27-2-2015. Habiéndose producido el despido el 28-4-2015, había transcurrido el plazo de prescripción corta de 60 días desde que la empresa tuvo conocimiento de los hechos, y el plazo de prescripción​ larga de 6 meses desde la última conducta sancionable.

Habiendo prescrito los hechos imputados, no existe justa causa para el despido. Además los hechos que se imputan eran amparados por su superior jerárquica a la que igualmente se despidió por los mismos o similares hechos, habiendo reconocido la empresa la improcedencia del despido en acto de conciliación.

Por lo tanto, el TSJ Madrid estima el recurso, y estando la trabajadora disfrutando de su permiso de maternidad, declara el despido nulo.