Cargando...
Ayuda
Crear Newsletter
ADN
Síntesis
Descargar artículo Enviar artículo Buscar en artículo Imprimir artículo

22/06/2017

Denuncia pública en redes sociales

Sin novedad asociada.

La trabajadora, representante de la sección sindical en la residencia geriátrica en la que trabajaba, participó desde su cuenta personal de Facebook en una conversación en la cuenta del sindicato, de acceso público. En ella, después de manifestar su personal situación de conflicto con la empresa tras haberle sido impuesta una sanción por falta muy grave, acusó a dos compañeras de maltratar a los mayores residentes sin que la empresa adoptara medida de ningún tipo por tratarse de la novia del subdirector y de la nuera de la enfermera.

La empresa, tras la tramitación del oportuno expediente contradictorio y teniendo en cuenta la reincidencia en la comisión de una falta muy grave, impone a la trabajadora la sanción de despido disciplinario​

La trabajadora presenta demanda en impugnación de sanción de despido que el Juzgado de lo Social desestima declarando el despido procedente. Frente esta sentencia, la trabajadora recurre en suplicación.

Para el TSJ Cataluña, el derecho a la libertad de expresión no es un derecho absoluto e ilimitado, sino que en el marco de la relación laboral está limitado por el principio de buena fe contractual. En el supuesto de hechos, las declaraciones y manifestaciones que la trabajadora realizó a través de su cuenta de Facebook  suponen un quebranto grave e injustificado de este principio ya que tenían un claro ánimo de injuriar excediendo el simple ánimo de crítica o denuncia. Se alcanza esta conclusión tras comprobar que la trabajadora identificó a las personas físicas y jurídica frente a las que se imputaban las conductas y, además, las críticas se publicaron en una cuenta de acceso no limitado a la que todo el mundo podía acudir.

En cualquier caso, la decisión de la empresa no busca cercenar la libertad de expresión de la trabajadora sino sancionar la conducta profesional malintencionada al imputar públicamente a la empresa un ilícito que no existe.

Por ello, el TSJ Cataluña desestima el recurso de suplicación y confirma íntegramente la sentencia de instancia.