Cargando...
Ayuda
Crear Newsletter
ADN
Síntesis
Descargar artículo Enviar artículo Buscar en artículo Imprimir artículo

30/06/2017

Reclamación de plus de peligrosidad

Sin novedad asociada.

Los trabajadores , que prestan servicios como intérpretes informadores en el Espacio Natural de Sierra Nevada, presentan demanda en reclamación de cantidad solicitando el abono de las cantidades correspondientes los  complementos de peligrosidad , toxicidad y penosidad  desde su ingreso en el puesto de trabajo .

El juzgado de lo social estima la demanda de los trabajadores  y además, reconoce el derecho a percibir este complemento mientras persistan las mismas condiciones. Recurrida en suplicación, el TSJ  revoca la sentencia por considerar que riesgos alegados para su cobro son inherentes al ejercicio de sus funciones y, en todo caso, de ser extremos se producirían con carácter ocasional. Los trabajadores interponen recurso de casación para la unificación de doctrina.

La cuestión debatida consiste en determinar si concurren las condiciones excepcionales para el cobro de los citados pluses o si dichas condiciones deben considerarse  inherentes al ejercicio de sus funciones.

El TS recuerda que el plus de peligrosidad responde a las condiciones excepcionales de un puesto de trabajo, siendo la regla general su eliminación cuando desaparecen las circunstancias que lo justifican, y a medida que adopten los medios adecuados para subsanar las condiciones  que les originan. No obstante, en tanto no se eliminen, debe mantenerse y abonarse al personal que desempeñe el puesto afectado.

En el supuesto enjuiciado, el convenio colectivo aplicable define las tareas los intérpretes informadores como administrativas y de atención al público.  No obstante, a los trabajadores se les encomiendan funciones como: la realización  de senderos con todo tipo de público,  el acompañamiento y asesoramiento al personal técnico, el diseño y seguimiento de senderos, la colaboración con el servicio de rescate de alta montaña , etc.  Además, su puesto está situado a más de 1.500 metros de altura en montaña en territorio de alta montaña.  Todo esto supone, que están sometidos de forma habitual a riesgos como: accidentes  en medios de transporte,  caídas de distinta índole,  exposición prolongada a la radiación solar,  exposición a condiciones extremas de frio y calor por inclemencias del tiempo, picaduras de insectos y reptiles, condiciones de trabajo en soledad con dificultades para la comunicación con  oscuridad en la franja horaria de invierno.  Por todo ello, el TS considera que los riesgos que se presentan estos puestos de trabajo y las condiciones en las que se realizan distan considerablemente de las labores administrativas.  

Además, no consta que estas otras actividades con sometimiento a riesgos excepcionales, distintas de las de atención al público en las oficinas de turismo,  tengan carácter meramente residual.  

Por ello el TS concluye que los riesgos a los que están sometidos son extraordinarios, y en ningún caso inherentes la categoría profesional a la que pertenecen.  Esto supone que existe desequilibrio que se debe compensar al estar obligados a trabajar en condiciones significativamente peores a las del resto del colectivo.

Por ello, se estima el recurso  y se reconoce el derecho de los trabajadores a percibir los citados complementos.