Cargando...
Ayuda
Crear Newsletter
ADN
Síntesis
Descargar artículo Enviar artículo Buscar en artículo Imprimir artículo

27/11/2018

Nulidad de los estatutos del sindicato OTRAS

Sin novedad asociada.

Las asociaciones Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y Plataforma 8 de Marzo de Sevilla, presentan demanda de conflicto colectivo solicitando que se declare la nulidad de los estatutos y del acta de constitución del Sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS) y, en consecuencia, la disolución de la organización sindical. Los demandantes, a quienes se adhirió el Ministerio Fiscal, consideran que a través de los estatutos de la organización se considera como actividad susceptible de ser desarrollada en el marco de un contrato de trabajo la prostitución por cuenta ajena.

El derecho a la libertad sindical, entendido como el derecho a sindicarse libremente para la promoción y defensa de los intereses económicos y sociales, se reconoce a las personas sujetas a una relación laboral o a una relación de carácter administrativo o estatutario al servicio de las administraciones públicas (LOLS art.11). Se exige, por lo tanto, un vínculo válido entre empleador y trabajador, ya sea este un contrato de trabajo, ya un vínculo de carácter administrativo.

Con arreglo al derecho español, no es posible la celebración de un contrato de trabajo cuyo objeto sea la prostitución por cuenta ajena, y el contrato que así se celebre debe reputarse nulo. Y ello, sin perjuicio de que quien se obligó con la condición de trabajador pueda reclamar frente al empresario los derechos por los servicios prestados (ET art.9.2). Es cierto que existen resoluciones de los TSJ en los que se ha admitido la condición de trabajadores por cuenta ajena de personas que ejercían la prostitución, pero lo determinante para el reconocimiento de esta condición no ha sido nunca el ejercicio de la prostitución sino el ejercicio de la actividad de alterne, perfectamente separable del ejercicio de la prostitución.

Del análisis de los estatutos de la organización sindical OTRAS se observa que su ámbito funcional alcanza a las "actividades relacionadas con el tráfico sexual en todas sus vertientes". Comprende, por tanto, tanto actividades respecto de las que no cabe duda que pueden ejercerse en el marco de una relación laboral –como el alterne, la pornografía, los bailarines eróticos, los actores porno y las personas que prestan servicios en centros de masaje- como el ejercicio de la prostitución bajo el ámbito organicista de un tercero, lo cual no resulta objeto válido en el marco de un contrato de trabajo. Desde el momento en que el precepto estatutario no excluye estos servicios de su ámbito funcional, debe ser calificado como ilegal. Si se admitiera se producirían consecuencias totalmente contrarias al ordenamiento jurídico porque supondría:

- dar carácter laboral a una relación contractual con objeto ilícito;

- admitir que el proxenetismo es una actividad empresarial lícita;

- admitir el derecho de los proxenetas a crear asociaciones patronales con las que negociar condiciones de trabajo y frente a las que se pudieran adoptar medidas de conflicto colectivo;

- asumir que de forma colectiva la organización demandada y los proxenetas y sus asociaciones puedan negociar las condiciones en las que debe desarrollarse la actividad de las personas empleadas en la prostitución disponiendo para ello de forma colectiva, de un derecho de naturaleza personalísima como es la libertad sexual.

Siendo nula la cláusula estatutaria que fija el ámbito funcional, deben declarase nulos los estatutos en su conjunto. La sentencia, rechaza pronunciarse sobre la solicitud de disolución del sindicato ya que esta pretensión d​ebe tramitarse en un procedimiento diferente, tal y como establece la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.